Vanessa Medina, FrontEnd Software Engineer en eDreams y co-fundadora de FrontFest

Hola Vanessa, ¿nos cuentas brevemente quién eres?

Hola! Soy Vanessa y me gano la vida como programadora FrontEnd. En otra vida fui sysadmin.

Soy de Madrid pero he trabajado y vivido en UK y Suiza.

¿Cómo entraste en contacto con el mundo de la informática y la programación?

Hace tiempo en una galaxia muy lejana…

Empecé desde bien pequeña “jugando” con el Amstrad CPC464 de mis tíos. Me encantaba escribir cosas que hacían lo que yo quería, sobre todo saltar líneas con el GOTO.

Empecé una carrera que en absoluto tiene que ver con la informática y ahí se quedó para ser objeto de posteriores bromas.

A finales de los 90, conseguí plaza en uno de los cursos tan cotizados de la Comunidad de Madrid para desempleados de administración de equipos, y empecé a trabajar.

Al tiempo, empecé la ingeniería en la UNED, pero la independencia y los estudios hacen un uso intensivo del tiempo disponible, y al final abandoné la carrera.

Nunca me faltó trabajo, pero tenía la espinita clavada de la titulación reglada. Con 30 años volví al instituto, mientras trabajaba, para hacer la FPII de Administración de Sistemas Informáticos, y me saqué el CCNA.

En todo este tiempo estuve formándome, tanto con cursos gratuitos, como haciendo un máster en los comienzos del desarrollo web en una academia privada.

Finalmente, decidí dejar atrás mi perfil sysadmin y centrarme en el desarrollo web. Esto me llevó a vivir en 2 países distintos, conocer mucha gente y ganar muchas experiencias personales.

¿A qué te dedicas a día de hoy?

Mi rol actual es FrontEnd Software Engineer, aunque lo expresaría como que resuelvo necesidades de negocio con los recursos que tengo disponibles.

Desarrollar software no es simplemente picar código, es analizar un problema, entenderlo y adaptarte a las necesidades de tus usuarios, calibrar el coste de las decisiones que tomas, y comprender que un proyecto es un ente que crece gracias a las decenas de manos que lo idean y desarrollan.

¿Qué es lo que te llamó la atención de eDreams?

Estaba en Suiza buscando un nuevo reto y eDreams me lo ofreció.

Yo me movía como pez en el agua en el lado más Front del Front y ellos me dieron la oportunidad de empezar un camino de desarrollo de negocio.

¿Cómo es para tí un día típico de trabajo?

Comienzo rellenando mi botella de agua y echándome un café que me acompañe mientras leo el correo y los n canales de slack, empezando con los relacionados con mi equipo y ampliando el scope hasta llegar a los canales generalistas.

Actualizo mi entorno, refresco mi memoria con lo que dejé el día anterior y me pongo los cascos.

Si algo define mi puesto de trabajo es la botella de agua y unos auriculares circumaurales que me aislen para poder concentrarme.

Cuando empiezo un desarrollo nuevo, hago una lista en el cuaderno de aspectos a resolver y los voy tachando a medida que los completo, esto me hace sentir que avanzo. Si una tarea concreta es demasiado grande y tengo que dividirla en partes más pequeñas, me ayuda a ver el tamaño del desarrollo y a dar un estado más preciso en la daily.

A veces, si me atasco con algo, utilizo la técnica del rubber duck con algún compañero: le cuento mi problema y tal y como lo voy exponiendo casi siempre acabo resolviéndolo en el momento. Si no lo resuelvo, al menos mi compañero ya tiene el contexto y puede echarme una mano.

Otras veces lo mejor es no frustrarse, echarse un café, lavarse la cara, salir a la calle o dejarlo para el día siguiente. Alguna vez he soñado con la solución a un problema que el día anterior me había amargado la vida.

Sin duda lo tuyo es el frontend, ¿por qué has elegido ese camino?

Siempre me gustó programar, pero sentía que me aislaba mucho cuando lo hacía. Hay que entender que empecé haciendo prácticas en Modula-2 y era muy frustrante, y la depuración muy poco friendly. Me encerraba horas hasta que lograba que las cosas funcionaran y se me olvidaba incluso comer.

Ante ese panorama decidí que no programaría nunca y por eso me dediqué a sistemas.

Cuando descubrí el desarrollo web se abrió un mundo nuevo ante mi. Ya no tenía que luchar con punteros ni con desbordamientos de pila. Decidí darle una oportunidad, y el resto es historia.

Te hemos visto dando charlas en eventos como Codemotion y Commit Conf… ¿cómo fueron esas experiencias?

Nunca me ha dado vergüenza hablar en público, pero jamás me había planteado dar charlas hasta que mi hermana me animó y empecé dando dos con ella ¿Quién es quién? en Codemotion 2017 y Wonderwoman no era ingeniera en T3chFest 2018.

Tras esas dos charlas conjuntas, inicié el camino en solitario en  CommitConf (2018 y 2019), hablando sobre las redes sociales y los procesos de selección y en TechSHession (2019) en la que precisamente hablé sobre cómo vencer los miedos a ponerse frente al público.

Participar en una conferencia te aporta el aprendizaje al prepararte el material y la satisfacción cuando alguien te dice “eso no lo sabía, gracias”.

Y además de todo eso eres co-fundadora de FrontFest. ¿Qué nos puedes contar sobre el evento?

Un grupo de desarrolladores FrontEnd nos dimos cuenta de que había muchas conferencias o muy específicas o muy generalistas, pero ninguna en el punto medio que aún estando particularmente enfocada en el Front fuera lo suficientemente general para albergar todas las tecnologías que ello engloba. Nos juntamos una tarde y empezamos a darle forma.

Siempre tuvimos en mente un objetivo claro: hacer la conferencia a la que a nosotros nos gustaría asistir.

¿Qué es lo que te llevas después de haber organizado estas 4 ediciones?

Me llevo la amistad de la gente con la que he trabajado duramente para que, año tras año, el FrontFest fuera un éxito: no sólo mis compañeros de organización, también nuestros proveedores.

Creo que dimos un gran paso el año que unánimemente decidimos contratar un servicio de intérprete de lengua de signos, porque el reto siempre fue conseguir que la gente lo pase bien, esté cómoda, integrada, se sienta segura y disfrute.

¿Cuales son los recursos que más te han ayudado a convertirte en la profesional que eres hoy?

Puede sonar a tópico, pero si he llegado hasta aquí es gracias a todas las compañeras y compañeros que he tenido a lo largo de mi vida que me han ayudado.

A veces la solución no es buscar en internet, simplemente es dejarte hablar y guiarte para que te des cuenta de que el conocimiento lo tienes, sólo necesitabas otro enfoque.

¿Qué te gusta hacer para desconectar del trabajo/ pantalla?

En general desconecto empezando otra actividad, ejercicio, leer, videojuegos… hay todo un mundo de posibilidades.

¿Cómo te ves dentro de 5 años?

Me veo más vieja (risas enlatadas). Me gusta desarrollar así que creo que seguiré programando hasta que tengan que quitarme el teclado de mis dedos muertos.

¿El qué programaré? Eso nadie lo sabe.

¿Cómo y dónde podemos contactar contigo?

Twitter: @v4n3ss4ms

Gracias 👏👏👏

Otras entrevistas interesantes

¿Quieres más? ¡Aquí tienes más entrevistas que te podrían interesar!

Oriol Barcelona, software engineer en Dynatrace

Escribió su primer programa antes de los 15 años y le apasiona su profesión. En Dynatrace, lidera un equipo de 4 personas, encargado de construir una UI para sus sistemas de persistencia.

Manuel Montenegro, software engineer en Personio

Manolo es Malagueño. Descubrió la programación en quinto de primaria. Hoy, su trabajo ayuda a que los empleados de los clientes de Personio cobren las nóminas a final de mes.

Miguel Fernández, software engineer en Fastly

Para Miguel programar es la parte menos difícil de su trabajo. Es Asturiano, y ha conseguido trabajar para empresas muy potentes como Tuenti, GitHub y ahora Fastly. Nos cuenta cómo.
Suscribirme

¡Suscríbete!

Más de 900 desarrolladores/as reciben ya nuestras ofertas y contenidos para estar al día de cómo está el mercado y aprender de los mejores profesionales. Y tú, ¿te lo vas a perder?

¿Qué quieres que te enviemos?